Festividad de los faroles Waldorf

Esta próxima a celebrarse la Festividad de los faroles Waldorf al rededor del día 11 de noviembre, es por eso que en este artículo te compartimos en que consiste la celebración.

Vínculo con la naturaleza

En esta celebración como en el resto de las festividades Waldorf, hay una relación directa entre lo externo y lo interno, entre los cambios del entorno, más específicamente la cantidad de luz del sol que hay en el medio y los cambios anímicos.

La festividad de los faroles realiza de forma vivencial esta metáfora, a medida que el otoño llega la luz del sol es cada vez menor, por lo que es momento de resguardo y pasar a la introyección del calor, de salvaguardar nuestra luz interior.

Durante el otoño la tierra pasa por un momento de fecundación, en donde las semillas del entorno y las raíces se resguardan en un gran útero. Buscan el calor debajo de la tierra para su supervivencia y nacimiento en primavera.

Lo mismo nos sucede a las personas a nivel anímico, durante el otoño, es necesario encender nuestra luz interior, para estar presentes y conscientes durante este tiempo de resguardo y para ser un contrapeso a la oscuridad del medio.

Esta extensamente documentado como los ciudadanos de aquellos países en los que por largas temporadas es muy escasa la luz del sol, tienden a tener alteraciones en su estado de ánimo tales como la depresión y ansiedad. Los pueblos antiguos eran conscientes del impacto que tiene los cambios de la luz del sol y se preparaban para ese momento por medio de ceremonias que reflejan los mismos principios de la festividad de los faroles.

Preparación para la celebración

El punto de arranque de esta festividad es hacer conscientes a los niños de las transiciones del entorno, de invitarlos a descubrir esta evolución mediante la observación de la naturaleza, sus colores, sonidos, temperatura, etc.

Una vez que los niños son conscientes de esto se procede a verbalizarlo mediante las canciones que acompañarán a la celebración.   Existe un gran catálogo de canciones Waldorf para los faroles, pero todas ellas tienen el común de mencionar que los días oscuros están por llegar y que debemos resguardar nuestra luz interior.

 

Arde lucecita

Danos mucha luz

Que los días oscuros

Ya quieren venir.

Arde lucecita 

Brilla como el sol

Guía mi camino por la oscuridad

 

Otra parte importante de la celebración es la construcción de los faroles por parte de los niños, para confeccionarlos se buscan elementos naturales (no plásticos ni materiales prefabricados) en los que en su interior tendrán una vela que se prenderá el día de la ceremonia.

 

¿En qué consiste la celebración?

La comunidad se reúne por la tarde cuando se comienza a ocultar el sol.  El/la maestro/a lee un cuento que habla sobre el resguardo de la luz interior, el más conocido es “La niña de los faroles”.

Posterior a esto de modo solemne se inicia una caminata entre la naturaleza en la que solo están prendidos los faroles de la comunidad educativa. A medida que se avanza se van entonando las canciones que previamente el niño aprendió en el salón de clase.

Es un momento muy especial, el ver en el medio de la oscuridad únicamente encendidas los faroles que los mismos niños construyeron. Salvaguardando su calor humano del entorno oscuro.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Cargando Captcha...