La importancia de la imitación en la pedagogía Waldorf

Seguramente alguna vez has visto a un niño con el que convives imitar los gestos, comportamientos o las palabras que tú pronuncias, esta tendencia la aprovechan las escuelas Waldorf a su favor como parte de su propuesta pedagógica, es por eso que en el artículo de hoy te hablamos de: La importancia de la imitación en la pedagogía Waldorf.

Evolución de la imitación

Todo en el ambiente de un niño es su maestro

Esta es una frase de la pedagogía Waldorf que refleja cómo es que cualquier aspecto que formé parte de la vida cotidiana de un niño lo educa y por consiguiente el niño tenderá a imitarlo.

En un inicio la imitación que hacen los niños es de forma inconsciente o se produce de manera refleja por ejemplo al sonreírle a un bebé este contesta con otra sonrisa.

Llegada la edad del kínder, poco a poco los niños van haciendo consciente la imitación que realizan y lo expresan al jugar (así habla mi papá, esto hace la maestra, etc.).

Rudolf Steiner denomina el “periodo de la imitación” a los niños desde recién nacidos hasta los 7 años y refiere que debido a esto las explicaciones, instrucciones, recomendaciones y sermones que dan tanto maestros como padres de familia a los niños, no tienen buenos resultados, ya que los niños en esta edad no aprenden de esta manera.

El niño no es receptivo a un aprendizaje intelectual, el infante aprende por medio de la observación y la imitación.

También el gesto de un adulto le impresiona y tiene un significado mayor que las palabras que este le diga.

¿Cómo aprovechan la imitación en la pedagogía Waldorf?

Los maestros de niños menores de 7 años no dan instrucciones intelectuales, no explican cómo hacer las cosas, las realizan delante de los niños, algunas veces pidiéndoles que observen cómo hacer algo, pero muchas veces más, sin mencionar nada.

La maestra se pone a realizar una actividad y por imitación nata el niño querrá hacer lo mismo sin necesidad de que se le diga “Siéntate y realiza esta actividad”.

No solo se imitan los aprendizajes escolares, es más, podría decir que estos son los menos importantes durante este periodo. Uno de los aspecto esenciales desde las perspectiva Waldorf es la cuestión anímica, por lo cual los gestos, la manera de comunicarse, el trato que se tiene hacia el otro, el tono de voz, las demostraciones afectivas, entre otros, son de gran importancia pues esto marcará el autoconcepto que el niño desarrolle, su seguridad en el mundo y la forma de relacionarse.

Los maestros Waldorf deben ser una figura digna de imitar

En los salones de Waldorf encontrarás como parte de sus materiales de juego juguetes imitativos, es decir escobitas, camitas, bebés, panchitas, etc. Esto permite que de forma natural mediante el juego el niño imite y encuentre su lugar dentro del universo en el que está inmerso.

¿Qué puedes hacer en casa?

-Ser consciente de que tus actitudes y comportamientos educan más a tu hijo que los consejos y pláticas

-Realizar intencionalmente actividades que quieres que tus hijos hagan,si quieres que tus hijos lean, te deben de ver leyendo de manera constante

-Tener variedad de juguetes entre ello juguetes imitativos

-En lugar de reprender por una conducta de tu hijo que no te gusta, pregúntate ¿de quién la imitó?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Cargando Captcha...